martes, 8 de junio de 2010

Zapateado Veracruzano

Zapateado Veracruzano:
El baile estereotipado de los jarochos es el "zapateado" o son jarocho, que se acostumbra en exhibiciones de todo el territorio de Veracruz. Se toca con música de jaranas, requinto, arpa, pandero y quijada de burro entre otros instrumentos y se baila sobre un escenario, zapateando.
Los sones jarochos tienen un origen campesino (rural) y su temática hace referencia a este entorno (animales, costumbres, paisajes, accidentes geográficos, etc. En ellos, como en casi ninguna otra forma musical de México se conjuntan las tres raíces étnicas: la india (en la temática), la negra (en los ritmos) y la europea (en los instrumentos y armonías). Hay sones jarochos originados en los inicios y mediados del siglo XIX que se han popularizado por todo el mundo; entre los más conocidos están: La Bamba, El Colás, El Siquisirí, El Balajú, El Aguanieve, El Buscapies, El Jarabe Loco, El Zapateado, El Toro Zacamandú, El Chuchumbé, La Petenera, La Llorona, La Guacamaya, La Iguana y otros, que siguen interpretándose.
En los últimos años ha surgido una corriente de jóvenes músicos, algunos con formación académica, que han retomado las estructuras del son para recrearlas y dar al Son una nueva vitalidad, combinando instrumentos "no tradicionales" y ritmos afrocaribeños.Aclarando que tales piezas musicales no se tocan en los fandangos. Estos sones se dividen, por su tonalidad, en sones en modo menor y modo mayor, y por la forma en que se bailan, en sones de montón y sones de pareja. Se bailan también huapangos, (del náhuatl: cuauhpanco = sobre la tarima) aunque éstos son más bien originarios de las huastecas, al Norte del Estado de Veracruz. También son populares los bailes tropicales de origen afrocaribeño, llegando a arraigarse mucho al grado de ser ya tradicional y típico el danzón. Una nueva corriente cultural pugna por la no comercialización del son jarocho, retomando los fandangos campesinos y la versada con su mundo ritual, desechando los estereotipos y tratando de enraizar en lo tradicional

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada